WRITER & PHOTO HUMANISTIC
La tez oscura del detenido apenas se adivina tras el boquete del tragaluz. Detrás de los barrotes se auguran dos labios temblorosos. Resaltando en la oscuridad del lugar sus ojos rojizos, empapados en lágrimas